Visión normal

Visión con glaucoma

Glaucoma

 

El glaucoma es una patología ocular que afecta al nervio óptico, conducto encargado de enviar las imágenes captadas por el ojo al cerebro. Se trata de la segunda causa de ceguera en el mundo, según la organización mundial de la salud.

 

En condiciones normales, el ojo produce y drena el líquido interno del ojo (humor acuoso) de forma que la presión que ejerza este líquido no sea dañino para el nervio óptico. Sin embargo, en condiciones patológicas, podemos encontrar situaciones en las que la presión intraocular sea demasiado elevada para ese nervio óptico, compuesto de numerosas fibras de información visual.

Las fibras que antes suelen verse afectadas son las de visión periférica, aunque conforme avanza la enfermedad se puede perder también visión central.

Por lo tanto, la visión que produce el glaucoma es una visión en tubo, difícilmente detectable por el paciente en estadios iniciales, pero que puede llegar a ser muy invalidante si no se trata a tiempo.

 

Existen diversos tratamientos para tratar el glaucoma, desde el uso de gotas específicas hasta la cirugía.

 

Tipos:

  • Glaucoma de angulo abierto: Es la forma más frecuente de glaucoma. La pérdida de campo visual se produce de forma progresiva.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: Se trata de una emergencia médica poco frecuente, en la que la pérdida de visión se produce de forma aguda y repentina.
  • Glaucoma normotenso: En este tipo de glaucoma, el nervio óptico del paciente se ve afectado pese a presentar una tensión ocular que para otros individuos es considerada normal.
  • Glaucoma congénito: Se trata de un tipo raro, el cual se desarrolla desde la infancia.
  • Glaucoma secundario: Se deriva de otra condición o patología.