Visión normal

Visión con retinopatía diabética

Retinopatía diabética

 

La diabetes es una enfermedad metabólica en la que el organismo no puede distribuir la glucosa en sangre correctamente a las células, debido a una insuficiente secreción de insulina (hormona encargada de que la glucosa de la sangre pueda entrar en las células).

 

Este exceso de glucosa en sangre o hiperglucemia resulta toxico para el organismo, pudiendo dañar los vasos y haciendo que gotee sangre en diferentes partes del cuerpo. Cuando este daño se produce en el ojo, lo denominamos "retinopatía diabética", y debido a ella, el paciente podrá ver manchas negras en diferentes zonas de su campo visual.

Estas manchas se producen como resultado de la filtración de sangre en diferentes áreas de la retina.

Además, si la sangre gotea en la mácula (zona de central de la retina encargada de proporcionar la visión en detalle) el afectado notará una importante disminución de la agudeza visual.

 

Podemos clasificar el grado de afectación por retinopatía diabética de la siguiente manera:

  • Retinopatía no proliferativa ligera: Aparecen microaneurismas en vasos de la retina
  • Retinopatía no proliferativa moderada: Algunos vasos de la retina se obstruyen.
  • Retinopatía no proliferativa severa: Muchos vasos se obstruyen impidiendo la correcta nutrición de distintas partes de la retina.
  • Retinopatía proliferativa: Aparecen neovasos para intentar nutrir la retina. Estos vasos son muy frágiles, y cuando gotean sangre, producen pérdidas de visión.