Terapia visual

 

La terapia visual es un programa de tratamiento personalizado, cuya finalidad es mejorar la función visual y el rendimiento, desarrollando las habilidades necesarias para que el sistema trabaje de forma eficaz. La terapia visual no elimina los defectos refractivos pero mejora las habilidades visuales como el enfoque, la oculomotricidad, la visión binocular o la percepción visual.

 

Cuando se estimulan las habilidades visuales, el aprendizaje se hace más fácil y mejoran los niveles de lectura. También pueden mejorar la atención y concentración.

 

Los problemas visuales habitualmente están relacionados con dificultades en el aprendizaje, y para el éxito de la terapia visual es importante el compromiso de todo el entorno del niñ@: padres, profesores y terapeutas.

 

La terapia visual es adecuada para:

  • Niños que tienen dificultades en el procesamiento de la información visual, que puede ser incorrecto o lento.
  • Estrabismo.
  • Ambliopía, también denominada "ojo vago".
  • Daño cerebral.